Guayaquil es conocida como la Perla del Pacífico, por ser el encanto portuario del Ecuador. Al llegar a Guayaquil un calor intenso inunda cada parte de tu cuerpo, borrando todo rastro de frío y tristeza; no solo por su clima típico de Costa, sino por la calidez de los “guayacos” que entre risas, entre cantos y sabor ven la vida de un rosa atardecer.

Guayaquil es la medida perfecta de modernidad que todo viajero de negocios o turismo busca. En el centro de la ciudad, se levanta un aeropuerto internacional que abre las puertas a visitantes de todos los confines de la tierra. Cerca de él se sitúan los centros financieros, de comercio, así como los hospitales y fuertes militares, convirtiendo a este sector en el pulmón económico de la ciudad.

Movilizarse por esta ciudad, es como explorar un limpio y ordenado bosque de ceibos, de guachapelís, de jacarandas, de samanes que se alzan en medio de casas y edificios de todos los colores. Puentes increíblemente transitados permiten que ningún punto de la ciudad sea lejano. Así, las altas casas con piletas de Samborondón están a tan solo unos minutos de las coloridas paredes de las Peñas, barrio infinitamente romántico y bohemio.

Guayaquil es su malecón, lleno de gente, de niños, de familias que caminan entre risas un domingo por la tarde buscando sentir la brisa del gran Guayas. Es un parque lleno de iguanas, dinosaurios miniatura que buscan la mirada de los visitantes para posar radiantes ante sus cámaras. Es un barco pirata renovado que bajo el nombre de Morgan acoge a los enamorados para mostrar los tesoros que se esconden en el río.

La belleza de esta ciudad se devela en la cúspide de 444 escalones al final de un cerro que bajo el nombre de una santa, perpetúa una vista única. Se esconde también en su sabor, en los golpecitos a las patas de cangrejo, en los mariscos y las cervezas heladas que los acompañan. En Guayaquil, la lluvia no congela los cuerpos, sino que refresca, las noches no asustan, sino que enamoran e invitan a todo extranjero a querer hacer de esta ciudad de casas con balcones y portones anchos su eterno hogar.

Autor:Rebeca Martinez

Conoce nuestro Zigo Hotel más cercano

Ir a hotel
  • HOTELES DESTACADOS

    Vistalmar by Zigo Hoteles

    Ver hotel

    Endamo by Zigo Hoteles

    Ver hotel

    Montecarlo by Zigo Hoteles

    Ver hotel

    Ficoa Real by Zigo Hoteles

    Ver hotel

    Deja un comentario

    Todos los derechos reservados - Zigo Hoteles 2019

    Powered and designed by WOM